jueves, 27 de agosto de 2015

Los mexicanos no sabemos meter goles.


Hora del recreo.  Los chicos salen  a jugar la cascarita. Se arman las retas y al momento de escoger los integrantes de los equipos, los primeros en ser seleccionados son los “mejores” según  la idiosincrasia de la población futbolera mexicana. Son aquellos chicos que tienen técnica,  regate, que “burlan” a todos, que tienen descaro, que driblan por doquier, que tienen talento;  y mientras muestran todas estas habilidades en “las retas”, los demás los aplauden.


Por alguna enigmática razón la mayoría de estos “wonderkids” callejeros, no disparan al arco. Estos chicos “prodigio” futbolísticamente hablando, abusan de la conducción y del regate innecesario e inefectivo que a su vez es consecuencia del júbilo que estalla en los demás niños al ver dichas habilidades.



Hace poco mi amigo Markos con K y un servidor discutíamos sobre si el delantero mexicano sabrá cuál es el objetivo del futbol. El objetivo del futbol es meter goles, no así el ver cuantos regates tiene un jugador en un partido.
Todo este debate surgió porque nos dimos cuenta que en México abundan este tipo de futbolistas. Apuesto a que cada uno de los que están leyendo este post conocieron a un chico que tenía las cualidades que describí al inicio de este artículo.

Nos dimos cuenta que desde que tenemos uso de razón en el futbol mexicano, ha habido muchas jóvenes promesas que tienen estas características que mencionamos: velocidad, regate, dribling pero les falta lo más importante, les falta crear oportunidades de gol y les falta meter gol.
Por ejemplo los siguientes nombres les resultaran familiares: Alberto “Venado” Medina, Nestor Calderon, Javier Aquino, Pablo Barrera, Juan Carlos “More” Mosqueda, Juan Carlos “Torito” Silva.
La nueva generación: Irving Lozano, Jurgen Damm,  Jose “El avión” Ramirez, Luis Angel “Quiq” Mendoza etc etc.

Y así como todos ellos hay muchos futbolistas mexicanos con esas mismas características: velocidad, técnica, dribling y regate. Pero como mencioné, todos ellos tienen en común que no patean al arco, no saben tomar la decisión si disparar, si centrar, o elegir la mejor jugada para acercarse al objetivo del futbol: el gol.

Al futbolista ofensivo mexicano se le tiene que enseñar: ser efectivo,  provocar jugadas ofensivas,  meter goles,  tomar buenas decisiones,  crearse espacios para rematar, desmarque, definición. Para que las grandiosas habilidades que ya poseen, den frutos y no solo se queden en una emoción para la tribuna.



Caso especial


El famoso Jesus “Tecatito” Corona debuto y jugo sus primeras temporadas con Rayados de Monterrey. Cuando comenzó sobresalió, por tener las mismas habilidades de las que hemos estado hablando: técnica, velocidad, drible, regate y metió uno que otro gol.
El Twente holandés lo fichó y para la población mexicana Corona pasó desapercibido durante algunos meses. De pronto nos llegó la noticia de que el “Tecatito” estaba teniendo buenas actuaciones con las habilidades que ya le conocíamos pero ahora resultaba que además metía goles (incluso algunos de cabeza), ponía asistencias, salía como mejor jugador del partido y de pronto se volvió el mejor jugador del equipo.
Que pasó ¿? Resulta que en Twente le enseñaron lo que no les enseñamos aquí. A Corona se le enseño definición, desmarque, toma de decisiones y disparo al arco, que sumado con las habilidades que ya poseía lo llevaron a marcar más de 10 goles en una temporada y ser uno de los referentes del Twente.




Basado en todo esto, mi amigo y yo llegamos a la conclusión de que al atacante mexicano le falta conocer  el objetivo del futbol en toda la extensión de la palabra. Tenemos que aprender hacer el drible en el momento adecuado y tenemos que aprender hacer goles.



“Vale más un drible en el momento apropiado, que 10 dribles en los momentos inapropiados” César Muñoz







0 comentarios:

Publicar un comentario

Translate

Recibe nuestros mas frescos articulos de manera gratuita solo para ti.

Lo mejor del ultimo mes...

Google+ Seguidores

Pages - Menu

Nuestra hemeroteca