jueves, 1 de octubre de 2015

La lesión de Ariel Nahuelpán 2015.

Ariel Nahuelpan estaba teniendo su mejor torneo desde que llegó a México. Llevaba 7 goles en lo que va del campeonato, era el referente a la ofensiva del Pachuca y se estaba ganando el respeto de sus compañeros. sin embargo por uno de esos caprichos del futbol, el club Pachuca el día de hoy informó en un comunicado que el argentino queda fuera del torneo por presentar una lesión grave pero muy frecuente en los futbolistas: la ruptura del ligamento cruzado anterior.

Si eres medico o no, acá te explico con detalle toda la información sobre esta lesión tan común en el mundo del futbol.




Lesiones del ligamento cruzado anterior 


Exploración física.

Suelen ser el resultado de traumatismos de torsión sin contacto y suelen asociarse con un crujido audible con hemartrosis inmediata.

Son frecuentes las lesiones asociadas, entre las que se incluyen las roturas de menisco (75%). Las roturas del menisco lateral son más frecuentes que las del medial en las lesiones agudas, mientras que estas últimas ocurren con mayor frecuencia en la rodilla con deficiencia crónica en el ligamento cruzado anterior.

El test de Lachman es la exploración más sensible para detectar las lesiones agudas del ligamento cruzado anterior




Test de Lachman: Consiste en tener al paciente en decubito supino, con la rodilla flexionada aproximadamente 20 grados en rotacion externa. Con una mano se sujeta el extremo distal del muslo y con la otra la extremidad superior de la tibia. Con el pulgar de la mano tibial colocado sobre la tuberosidad tibial, se deben mover en forma simultanea la tibia hacia adelante y el muslo hacia atrás, observando el grado de desplazamiento anterior de la tibia, siempre comparando con el de la otra rodilla. 
Un movimiento anterior significativo de la tibia indica desgarro del ligamento cruzado anterior.

Los tests del desplazamiento del pívot o del reflejo del pívot son de ayuda en la evaluación de la rodilla cuyo Ligamento Cruzado Anterior esté roto, en especial en la exploración bajo anestesia.

Las radiografías simples resultan esenciales en la evaluación de las lesiones del Ligamento Cruzado Anterior, mientras que la Resonancia Magnetica  se ha convertido en una herramienta de gran utilidad para confirmar el diagnóstico.




Tratamiento.

La reconstrucción intraarticular suele preferirse en deportistas o en personas que tengan una vida atletica moderada o intensa. 

La selección del injerto depende de factores del paciente y de la preferencia del cirujano y suelen incluir: (1) un autoinjerto de hueso-rótula, tendón-hueso; (2) un autoinjerto de cuatro bandas de isquiotibial; (3) un autoinjerto del tendón del cuádriceps, y (4) un aloinjerto.

No suele recomendarse la reparación primaria de las roturas del ligamento cruzado anterior. Los miofibroblastos tapizan el extremo de los muñones del Ligamento Cruzado Anterior, lo cual hace imposible la cicatrización primaria. Existe una importante controversia respecto a la reconstrucción del LCA en doble haz.


Roturas parciales del Ligamento Cruzado Anterior.

Son objeto de controversia tanto la existencia como el tratamiento de las roturas «parciales» del LCA, aunque la exploración física y la estabilidad funcional siguen siendo los factores más importantes a la hora de determinar si una reconstrucción es necesaria. Pueden producirse lesiones de un único haz y deben tratarse mediante la reconstrucción del haz lesionado y la preservación del intacto.


Rehabilitación postoperatoria.

 Los criterios de la rehabilitación han evolucionado y la mayoría de los protocolos recomiendan el movimiento temprano (haciendo hincapié en la extensión) y la carga de peso. La rehabilitación en cadena cerrada se ha recomendado especialmente porque permite la "co-contracción" fisiológica de la musculatura que rodea a la rodilla. No se han encontrado diferencias entre los programas de rehabilitación acelerada y los de rehabilitación no acelerada. No se ha demostrado que la aplicación de férulas en el postoperatorio sea beneficiosa tras la reconstrucción del LCA, excepto en los esquiadores de la modalidad de descenso.


Complicaciones.

Las complicaciones en la cirugía del Ligamento Cruzado Anterior  suelen ser el resultado de una localización anómala del túnel (a menudo se elabora el túnel femoral en una dirección demasiado anterior, lo que limita la flexión), o de una intervención demasiado temprana (que ocasiona rigidez articular).


También pueden ser motivo de complicaciones la artrofibrosis, que puede producirse con alguna frecuencia en la fase inmediata posreconstrucción y la localización inadecuada del material; interferencia  por divergencia del tornillo superior a 30° (en los túneles femorales artroscópicos) y de más de 15° (en los túneles tibiales).




0 comentarios:

Publicar un comentario

Translate

Recibe nuestros mas frescos articulos de manera gratuita solo para ti.

Lo mejor del ultimo mes...

Google+ Seguidores

Pages - Menu

Nuestra hemeroteca