miércoles, 18 de noviembre de 2015

El futbol de la pelota cuadrada



Encuentro muy difícil evaluar un partido como el México contra Honduras, por dos condicionantes que definieron lo mostrado en la cancha. Pero aun con estas considero que la propuesta del técnico nacional fue la adecuada, sin tomar el resultado en cuenta.



La primera variable es el pasto del estadio San Pedro Sula, no es que los jugadores (hondureños y mexicanos) sean lentos o perdieron velocidad, si no que la altura cesped lastra la movilidad de los jugadores, lo cual se nota al observar que tanto se hunde el botín en el verde; esto imposibilita dos cosas, el juego a ras de pasto, ya que el balón se detiene, lo que obliga a utilizar balones en largo; y dificulta la movilidad de los jugadores para realizar cualquier movimiento en velocidad.

La segunda fue la propuesta de los hondureños que no salieron a jugar futbol, se limitaron a tirar patadas a los seleccionados nuestros, con esto más el césped era imposible jugar algo a lo que pudiéramos llamar fútbol. Honduras regreso a las épocas de la pelota “cuadrada”.




Teniendo en mente que la única manera de avanzar en la cancha eran los balones en largo; salir a presionar, con una línea defensiva elevada, como lo dictan los cánones del buen futbol seria un suicidio; motivo por el cual se optó por una línea retrasada, lo segundo que ocupas para en estas condiciones son hombres atléticos con buen juego aéreo, por lo que la única opción era adaptar a Alanís en el carril izquierdo por la lesión de Torres Nilo; cambiar a Layún de banda e ingresar a Raúl López no era opción, porque se perdería esa competencia en el juego aéreo.




Lo segundo, ¿cómo vamos a atacar?, como lo mencione seria un suicidio salir a tocar el balón en esas condiciones, el equipo mexicano se adaptó a utilizar balones largos al nueve, pero con idea y estrategia, Raúl Jiménez fue colocado como puntero derecho, para realizar una función de pivote y recibir esos balones, ¿porque por derecha? porque en esa zona se encuentra el defensor más endeble en el juego aéreo de Honduras, Izaguirre.




Como podemos ver todos los cambios en el planteamiento de partido a partido, tiene una lógica, un porqué, ya el resultado es la cereza del pastel.

Diagnosticar los cambios de jugadores al segundo tiempo como buenos, seria muy fácil, debido a que tuvieron la fortuna de dar los goles del triunfo y sepultar anímicamente al rival. Pero para realizarlos los mexicanos que entraron debieron realizar una proeza técnica, impresionante, lo cual siempre es de destacar, sobretodo el segundo gol el de Jürgen Damm (¿¡Porque no hiciste lo mismo en el Monumental?!)


Con este panorama la selección mexicana suma 6 puntos, gana el partido más difícil del cuadrangular y se encamina para calificar “caminando” al hexagonal.  

  






0 comentarios:

Publicar un comentario

Translate

Recibe nuestros mas frescos articulos de manera gratuita solo para ti.

Lo mejor del ultimo mes...

Google+ Seguidores

Pages - Menu

Nuestra hemeroteca